Riñas de Gallos Clandestinas en Laos

January 12, 2016

Habían sido varios los intentos fallidos de encontrar algunos de estos lugares encubiertos, ocultos del turismo, solo algunos locales saben acerca de estas luchas clandestinas, los que conocen prefieren no hablar, y los que participan tratan de evitar el contacto, la barrera idiomática con la gente rural me estaba jugando una mala pasada para recabar información. 

 

Sobre el rio Mekong, en un pequeño pueblo de la isla de Don Det, me encontra caminando, perdiéndome en sus rusticas calles de tierra, abstraído por la hermosa simplicidad de las cosas, y de repente una secuencia me despabila, dos niños de unos seis años caminando hacia mi dirección con un gallo en su mano, a el cual parecía mostrar orgulloso.

 

 

Tenía mucha curiosidad de saber a dónde iban, que querían hacer, algo tramaban, me propuse a seguirlos, en el camino me llamo la atención como los pequeños provocaban peleas con los gallos de los vecinos, enfrentaban brevemente a las aves para incentivarlas, la rivalidad de los gallos es instintiva, al ser territoriales entraban en combate facilmente; entre risas y corridas, recogían al gallo para incursionar en el terreno del próximo vecino.

 

Acompañando a estos muchachitos en su recorrido por el barrio, en un momento observo varios corrales de tiras de bambú, veo  alrededor unos doce gallos, a todos ellos se los veían en buena forma, me avecino para preguntar por el dueño, se acercaba ese momento en el que debía utilizar lo mejor posible mi lenguaje corporal para hacerle entender que quería ver una pelea, diviso que se acerca hombre de unos cincuenta años, canoso con panza cervecera, y para mi suerte me dice: Hey friend! How are you?

 

 

Despues unas cervezas al estilo comunista de Laos, Mr. Wat me conto acerca de unas peleas que se daban los domingos, estaba con suerte, era Sábado, él iba a ir, me estaba invitando.

 

La mañana se iba a poner movida, me levantaba con energías, mi contacto me esperaba en su casa a pocos kilómetros por la costa, estaba ansioso, en unas horas podría presenciar por primera vez estas riñas, quería entender de cerca cómo funcionaba. Eran 10.00 am me encontraba puntual en su bungaló, subo las escaleras de la entrada y me siento en uno de los colchones que tiene por el suelo para aguardarlo; los minutos pasaron y de repente la imagen de un semi desnudo Mr. Wat, en ropa interior, aparece ante mí, la cara evidenciaba un reciente y duro despertar. 

 

Finalmente emprendimos nuestro viaje en un deslucido ciclomotor a medio oxidar, eran las 12.00 am cuando entramos a lo que sería el patio trasero de una casa, a lo lejos puedo distinguir un ring circular junto a un grupo de personas sentadas en rusticas butacas de madera.

 

Suena una alarma, el reloj marca la cuenta regresiva, comienzan las apuestas. Dos grandes gallos comienzan la danza, al principio se miden, usan sus crestas a modo de distracción, moviendo el cuello para despistar al oponente, en los primeros minutos se puede presenciar un desgaste de energía mayor en los contendientes, con saltos acrobáticos y fuertes picoteos desprendedores de plumas; a medida que la pelea avanza y las energías empiezan a mermar, se nota como el gallo cambia su comportamiento tratando de ocultar su cabeza debajo del ala del adversario, en algunas ocasiones para descansar o defenderse, en otras intenta para atacarlo por detrás, me llamo mucho la atención el parecido comportamiento que tienen muchos boxeadores en cuanto a estrategia, se comienzan a ver inflamaciones y algo de sangre en los rostros de las aves, algunos evidencian una pelada en la parte superior de su cabeza  debido a los incontables picotazos recibidos.

 

 

Por regla, si el gallo escapa de la arena se cuenta como abandono dando al oponente como vencedor, luego de veinte minutos si ambos quedan en pie el ave que demuestra mejores cualidades en el combate se declara como ganadora. Para ello debe dejar a su adversario inhabilitado para seguir peleandolas apuestas no cesan, hasta los últimos minutos se reciben.

 

 

Durante el trascurso de toda la tarde una pelea trascurrió a la otra, los “clientes”, como me decía un dueño de gallos luchadores, van rotando, van y vienen, dependiendo la pelea y de quien sean los gallos;  se veían circular tras cada pelea billetes de 20.000 Kips (2.5 U$ ), 50.000 Kip ( 6 U$ ) y 100.000 Kips (12 U$), en las contiendas se respiraba un aire de tensión, finalizada la riña la atmófera se transforma en jolgorio y desencanto, entre cerveza y cigarrillos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                Al finalizar las batallas, los gallos contendientes son llevados a una especie de rehabilitación, algunos muchachos detrás del ring se dedican a reanimar a las aves, curarle las heridas, coserlas, lavarlas con agua tibia, hidratarlas, alimentarlas con arroz y vitaminas. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estas luchas trascurren en la isla de Don Det a pocos kilómetros de Don Khong; a los más grandes eventos suelen asistir apostadores de las islas de alrededores, algunos criadores suelen llevar sus propios gallos para medirlos, también se practica la compra venta de estas aves finas de combate.

 

La pelea de gallos es considerada como un deporte tradicional o afición por algunas personas, mientras que para otras es un caso decrueldad hacia los animales y deberían ser prohibidas. Según sus detractores la finalidad principal de las riñas de gallos es en muchos casos el dinero de las apuestas.

 

Algunos criadores argumentan que  "un gallo de corral común suele vivir poco en cautividad, ya que su fin no es otro que el consumo humano” esta especie de ave de corral generalmente suelen vivir sobre los 6 meses y un ave fina de combate puede vivir más de 2 años hasta 10 años, pues solo está maduro para pelear después de 18 meses, es decir ha vivido 3 veces más de lo que suele vivir un gallo de otra raza”.

 

Las peleas más antiguas ocurrían en Asia, en China ya se celebraban hace 2500 años y es posible que mil años antes se hicieran en la India. En la Antigua Roma eran usadas para adquirir valentía. Posteriormente, esta práctica fue llevada a América por los conquistadores españoles.

 

                                                                                                                                                © Mariano Fuentes 

Crónica 20/12/2015- Don Det – 4000 Islands

 

 

Please reload

Follow 
  • Facebook Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Instagram Social Icon
Featured Posts

The Camel Rider

May 17, 2018

1/10
Please reload

Recent Posts

May 17, 2018

Please reload